viernes, 15 de agosto de 2014

EL CRISTO DE LA SED EN EL PREGÓN DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA


"Una de esas Palabras se encarna al Sol del Miercoles Santo en la entregada figura de Jesucristo que nos viene desde el barrio de Nervión:

"¡Tengo sed!"

Este Dios cercano y comprometido con cada hombre, siente sed de almas; quiere librarnos del mal, liberarnos de las miserias de este mundo y de las ataduras de la esclavitud del pecado".

D. IGNACIO MONTAÑO JIMÉNEZ
PREGÓN DE LA
SEMANA SANTA DE SEVILLA
1.997

16 de Abril del Año del Señor de 1.997

sábado, 2 de agosto de 2014

VÍA CRUCIS DE LA CIUDAD DE SEVILLA. PRIMERA ESTACIÓN. JESÚS EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ



- Te adoramos Cristo y te bendecimos.
- R/ Que por tu Santa Cruz redimieste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Lucas 22, 39 - 46

     Salió Jesús y fue como de costumbre, al monte de los Olivos; le siguieron también los discípulos. Llegado al lugar, les dijo: "Orad para no caer en la tentación". Y se separó de ellos como a un tiro de piedra y puesto de rodillas, oraba diciendo. "Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya". Y entrando en agonía oraba con más intensidad. Y le vino un sudor como de gotas de sangre que caían hasta el suelo. Cuando se levantó de la oración y llegó hasta los discípulos, los encontró adormilados por la tristeza. Y les dijo: "¿Por qué dormís? Levantaos y orad para no caer en tentación".

 REFLEXIÓN
       En el comienzo de este Vía Crucis, sentimos en el hondón del alma la somnolencia inconsciente de los discípulos. En el momento cumbre de la vida del Maestro que los llamó junto al mar de Galilea, que les ha lavado los pies, les ha dejado el regalo de su Cuerpo y de su Sangre y les ha ungido como sacerdotes del Nuevo Testamento, le abandonan. En esta tarde, con infinita compasión acompañamos a Jesús hasta el Calvario y le pedimos que no permita que nada ni nadie nos distraiga de lo esencial: subir con Él hasta la cima y manifestarle nuestro amor y nuestra gratitud por su entrega por nosotros. Le pedimos también que penetren en nuestras almas sus propios sentimientos de amor al Padre y a la humanidad necesitada de redención.

ORACIÓN FINAL DE LA PRIMERA ESTACIÓN
        Señor, me emociona tu entrega sin condiciones. En la dificultad buscas la oración, la unión íntima con el Padre. Yo, que tantas veces hago mi voluntad, y me olvido de Ti, quiero pedirte la fuerza para acudir también al Padre en los momentos de alegría o tristeza, de esperanza o desaliento, para conocer su voluntad y aprender a amarla, para entregarme con presteza a lo que me pida.

jueves, 24 de julio de 2014

VÍA CRUCIS DE LA J.M.J DE MADRID CON LAS IMAGENES DE LA PASIÓN DE SEVILLA. PRIMERA ESTACIÓN. LA ÚLTIMA CENA DE JESÚS CON SUS DISCÍPULOS


Imagen de la Sagrada Cena a su paso por la Avenida de la Constitución el Domingo de Ramos
del Año 2.014. Fotografía realizada por Víctor Hernández Mayoral
Autor de este Blog.

Te adoramos Cristo y te bendecimos
V/ Que por tu santa Cruz redimiste al Mundo.

"Y tomando pan, después de pronunciar la acción de gracias, lo partió y se lo dió, diciendo: Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros; haced esto en memoría mía. Después de cenar, hizo lo mismo con el cáliz, diciendo: Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros". Lucas 22, 19 - 20

   Jesús antes de tomar entre sus manos el pan, acoge con amor a todos los están sentados en su mesa. Sin excluir a ninguno: ni al traidor, ni al que lo va a negar, ni a los que huirán. Los ha elegido como nuevo Pueblo de Dios. La Iglesia, llamada a ser una.

   Jesús muere para reunir a los hijos de Dios dispersos (Jn 11,52). "No sólo por ellos ruego, sino por los que crean en mí, por la palabra de ellos, para que todos sean uno". (Jn 17, 20 - 21). El amor fortalece la unidad. Y les dice: "Que os améis unos a otros". (Jn 13,34). El amor fiel es humilde: "También vosotros debéis lavaros los pies unos a otros". (Jn 13, 14).

   Unidos a la oración de Cristo, oremos para que, en la Tierra del Señor, la Iglesia viva unida y en paz, cese toda persecución y discriminación por causa de la fe y todos los que creen en un único Dios vivan en justicia, la fraternidad, hasta que Dios nos conceda sentarnos en torno a su única mesa.

   

martes, 22 de julio de 2014

SANTA MARÍA MAGDALENA





      Imagen de Santa María Magdalena que desfila todos los domingos de Ramos en la ciudad de Sevilla, a los pies del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, de la Real e Ilustre Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción y Primitiva y Franciscana Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Santa María Magdalena y Nuestra Señora de la Hiniesta Dolorosa y Gloriosa Coronada.
   
     Tallada por Antonio Castillo Lastrucci en 1.944. 

     Todas la fotografías han sido realizadas por Víctor Hernández Mayoral, autor de este blog, las dos primeras fueron realizadas el domingo de Ramos del año 2.014 y la última el Domingo de Ramos del año 2.012. Todas han sido realizadas al paso de la Cofradía por la Avenida de la Constitución en su paso hacía la Catedral de Sevilla.

sábado, 19 de julio de 2014

"CON UN BESO"


Nuestro Padre Jesús de la Redención. Fotografía de Víctor Hernández Mayoral, autor de este blog.

       Todavía estaba hablando, cuando se presenta, Judas, uno de los Doce, y con él gente con espadas y palos, mandada por los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos. El traidor les había dado una contraseña diciéndoles: "Al que yo bese, es él; prendedlo y conducidlo bien sujeto". Y en cuanto llegó, acercándosele le dice: "¡Rabbi!". Y lo besó.

      Ellos le echaron mano y lo prendieron. Pero uno de los presentes, desenvainando la espada, de un golpe le cortó la oreja al criado del Sumo Sacerdote.

      Jesús tomo la palabra y les dijo: "¿Habéis salido a prenderme con espadas y palos, como si fuera un bandido. A diario os estaba enseñando en el Templo y no me detuvistéis. Pero, que se cumplan las escrituras". Marcos 14, 43 - 49.

jueves, 17 de julio de 2014

ANTE EL CRISTO DE LA SED


Foto del autor de este blog, del
Santísimo Cristo de la Sed en su estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral,
a su paso por la Avenida de la Constitución

Mirándote, ¡alzado
en el patíbulo y sólo!,
me preguntó, Señor,
si áun, hoy,
cuando me ves
cuando te veo,
sigues clamando
que tienes Sed.

Mirando la huella
que en tu Cuerpo
deja la gubia del artesano
que te soño;
me preguntó, de nuevo,
si ahora, como antaño,
tu Cuerpo tiene Sed.

Y si la tienes, Señor,
de qué puede
tu cuerpo tener, ahora, sed,
y volviendo a mí
tu mortecinos ojos,
me dices que de mi
tienes sed.

VÍCTOR HERNÁNDEZ MAYORAL
JULIO DE 2.014